ING. CHRISTIAN ROMULO EME ORTECHO, “EL PROFE” (1945-2019)

Por Fernando Walter Saravia Villanueva

No sabría decir si fue el destino o algo inevitable, pero me toco ser Alumno, Aprendiz, Socio, Colega y Amigo del Ing. Christian Eme, “Profe”, como le decía cuando conversábamos y cuan cierto el apelativo, pues nunca dejo de ser mi profesor.

El Profe, era un hombre sabio y con un talento especial que evolucionaba con el tiempo, pues no había área técnica donde no incursionara, por más avanzada que sea, aun cuando fuese nueva, recuerdo al principio, cuando estuve a su lado de aprendiz, que me recomendó que para especializarme en algo en particular, debía leer por lo menos una hora todos los días y que nunca dejase de hacerlo, pues ello “te hará ver, que hay tantas cosas por aprender”, que terminas en su frase final: “nunca se termina de aprender”, aun en lo que lo consideres un tema sabido supuestamente al 100% o aun en las cosas que fueron concebidas muchos años atrás, un ejemplo de ello, era el diseño de una unidad de acoplamiento para AM, que se basa en la red L, T o π, usadas también en los circuitos tanque de los amplificadores de RF, sobre lo cual me decía: “a través del tiempo se ha escrito tanto y se siguen descubriendo cosas o correcciones sobre el tema”, ello me fascino tanto, que pensé en desarrollarlo como tema de tesis, tanto así que me sugirió que busque al Ing. Jorge Menacho para que sea mi asesor de tesis, eso hice y el acepto, pero interiormente, pensaba si ello sería suficiente, como mi aporte al escenario técnico académico, ocurre que en esa época, no lo sentía como tal, pues cuando te especializas tanto, cometes el error de pensar que lo que simple para ti, lo es, para los demás y piensas que debes hacer algo más complejo y si sigues esa lógica, nunca llegas a cerrar un lazo especifico, me faltaba tener la capacidad de poder limitar la información de los temas a enfrentar, eso es algo que aprendí con el tiempo.

Y con más experiencia, años más tarde, elegí otro tema tesis, del campo satelital y que esta vez culmine, el Profe reviso mi tema y le dio el visto preliminar, había logrado la capacidad de limitar apropiadamente la información para un fin específico, tal vez el no tener tanta experiencia como el Profe, me permitió terminar una meta, algo difícil para él, cuando, percibía que el aporte del tema, no tenía la dimensión de su experiencia, sin embargo recuerdo que cuando me mostro sus trabajos de interferencia aeronáutica, le dije Profe esta es la tesis para Ud., pongámosle título, índice, limitémoslo y listo, le recordé lo que me dijo cuándo hice mi tesis y que me dio gran confianza: “te aseguro que cuando expongas, sentirás que no hay nadie en ese momento, que pueda saber más que tú, porque es un tema especializado“, ello lo animo, pero los avatares de la vida no le permitieron animarse al 100% por ello, aun cuando hubo intentos de otros colegas.

No hay lugar, por donde haya pasado o recorrido que no reconozcan la sabiduría y especialización del Profe, sin embargo en los últimos años por problemas de salud estuvo fuera de circulación y me apena que las nuevas generaciones, no conozcan el legado y la transcendencia del Profe, tan solo aquellos que fueron sus alumnos en la Universidad o en cualesquiera campo o escenario técnico por donde paso y vaya que fueron muchos.

Los aportes del Profe a la tecnología nacional son tan variados, diversos y reconocidos como por ejemplo, que es considerado el Padre de las regulaciones de las Normas de Radiodifusión y las Radiaciones No Ionizantes, pues formo parte del equipo que desarrollo dichos temas (entre otros), en la época que trabajo en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

El Profe se nos ha adelantado y ahora está dando catedra en otra dimensión, a la cual por el circulo de la vida, todos llegaremos. El Profe estará presente en la medida que lo recordemos y que su legado sea difundido. ¡¡¡Muchas gracias Profe por sus enseñanzas!!!.