La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXXVI

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

A mediados de Marzo de 1993, nos anunciaron la posible integración de nuestra compañía con otras compañías de Baker a nivel Mundial para formar una sola compañía que se llamaría INTEQ. Cuando se hizo realidad en Julio de 1993, empezamos a tener reuniones con gerentes de esas otras compañías. En Venezuela eran Mildpark, Baker Sand Control, Teleco y Exlog. Luego de varias reuniones se determinó que varios deberíamos mudarnos a Anaco, Anzoátegui, casi tres horas por carretera al norte de Maturín, a una hora por carretera de Barcelona y del hermoso balneario de Puerto La Cruz.

Me di cuenta la diferencia en influencia que tenían las otras compañías con respecto a nosotros, después de todo la nuestra era la menos rentable de todas. Éramos compañías hermanas, pero el dinero que generaban las otras era inmensamente mayores que el que generábamos nosotros debido a que el servicio que prestábamos era menos costoso comparativamente con los otros. Así en esas primeras decisiones, poca influencia tuvimos nosotros.

Se dijo que habría trabajo para todos, que a pesar que la integración no nos afectaría, era lógico que al pasar de cuatro gerencias independientes a una sola que rigiera las otras cuatro, alguien iba a salir perjudicado. Así meses después de la integración, gradualmente empezaron a dejar de nombrarse a muchos de nuestros gerentes originales; en todo el planeta, se cerraron oficinas por aquí, se ampliaron oficinas por allá; se invitaron a empleados a mudarse para aquí y para allá; a muchos simplemente no les convino y se fueron. Por ejemplo, los empleados de la oficina de Windsor en Inglaterra fueron invitados a mudarse a Aberdeen, Escocia; varios conocidos míos se fueron de la compañía y se quedaron en Londres, así perdí muchos contactos; otros aceptaron irse a Aberdeen.

Juan se quedó en Maturín porque tenía que visitar a los clientes a menudo; Gary, mis técnicos y yo fuimos invitados a mudarnos a Anaco. Otra vez tuvimos que mudarnos. Nos despedimos de nuestro casero Salomón Kufatty de origen sirio, que se había portado muy bien con nosotros. Rentamos otro apartamento en Anaco con un casero español, Victoriano también muy amable. Los casados Juan Bautista, William y Charly se mudaron muy cerca de nosotros y Leonel ya vivía en Anaco. Juan seguía cuando podía tratando de hacer nuestra vida amarga, pero parece que le bajo un cambio cuando se enteró que, con las modificaciones de Baker, desapareció su maestro y guía, el popular Cochero de Drácula.

Desde Houston nos enteramos que lo mandaron de vacaciones y que al regresar su oficina había sido asignada a otro empleado y que había sido despedido. Teniendo en cuenta la nefasta influencia de Cochero, ese debió ser un día de regocijo para todos los que lo sufrimos, pero no fue así; la actividad era tan intensa que ni lo notamos, pero me di cuenta que Adolfo por fin había encontrado el destino que le correspondía. Años después nos enteramos que dadas sus excelentes referencias como investigador y recopilador de información había sido contratado por la competencia. Sentimos mucha lastima por esa pobre gente que ahora tendría que interactuar con él.

En Diciembre de 1993 Gary, que había sido bastante favorecido en el cambio, no solo gracias a su profesionalismo sino porque se llevaba de maravilla con todos; paso a ser mi jefe directo y me hizo mi evaluación. En ella, dado que se había cumplido el plazo de mi asignación en Venezuela; pedí mi traslado al Reino Unido, a Singapur o a los Estados Unidos. Puse a los EEUU como última opción porque equivocadamente pensé que le sería más fácil a Baker conseguirme una visa de trabajo y mudarme al Reino Unido que a EEUU. Craso error, los abogados de Baker en EEUU, al redactar una solicitud de visa de trabajo, justifican con creces el pedido aduciendo una altísima calificación, así migraciones simplemente no podría rechazar la solicitud.

Al cerrar Windsor, varios de mis conocidos quedaron fuera de Baker, otros recién estaban instalándose en Aberdeen, solo una oficina en medio oriente, en Omán, ofreció una posición para mí. Rob, en Houston al enterarse de la posibilidad que me enviaran a Omán, hablo con sus jefes de la necesidad extrema de traerme a los EEUU. Antes de concretar la transferencia fui enviado varias veces a Houston para colaborar en diferentes tareas con Rob.

En Febrero de 1994, mi esposa quedo embarazada de nuestro tercer hijo, fue una epidemia, para cuando ella quedo embarazada, ya las esposas de Charly, de Leonel que se acababa de casar y de William estaban embarazadas y venían a ver a mi esposa a menudo. Recuerdo aun que una tarde tomando café, tenía cuatro mujeres embarazadas en nuestra sala.

Durante las visitas a Houston me entere que el departamento de Mud Logging se mudaría a Lafayette, Louisiana. También pude notar, ya la abierta desaprobación de Marco a mi traslado. Al principio no entendí porque, pero luego escuchando su veneno, noté que el daba por seguro que tarde o temprano Mark y David terminarían por desprestigiar tanto a Rob, que lo acabarían por echar; y por supuesto el, Marco, se sentía con todos los votos para reemplazarlo.

Marco en verdad inspiraba sentimientos negativos, era Rob, quien lo había traído al departamento, era Rob el que lo apoyaba en todo y sin embargo, rogaba que lo echaran para el quedarse con su puesto. Mas mi acercamiento a Houston, según Marco, comprometía sus ambiciones, dado que mi background con Baker era mucho más amplio que el suyo, así yo encajaba mejor en el cargo que Rob pudiera dejar vacante.

Al principio trato de desanimarme, contándome historias que las mujeres eran violadas en la salida de los supermercados y otras historias de desaparición de niños, lo que sea con tal que yo desista de venir a los EEUU. Cuando noto que eso no funcionaba abiertamente empezó a atacarme, andaba histérico, un día me dijo “tienes sangre chinche” con mucho apasionamiento, como si nos conociéramos de años. Sentía que mi presencia le podría echar a perder sus planes de ocupar el puesto de Rob. No se calmó cuando le confesé que yo solo pretendía quedarme dos o tres años y luego pedir mi traslado al Reino Unido donde había recibido un trato muy profesional. Un tipo en verdad despreciable. No deje que sus bajezas afectaran mi rendimiento.

Conocí también a Charles Randall, un técnico de color que trabajaba en Baker en Lafayette, y que estaba en entrenamiento para encargarse del mantenimiento de los sensores de Mud Logging. Ya que Saldino Muñoz, un indígena de origen mexicano, simplemente no quería mudarse a Louisiana. Así como para los Londinenses, Aberdeen es “la provincia”; para los de Houston, Lafayette es menos que la provincia. Saldino también daba lastima, era indio mexicano por donde se le mire, pero no hablaba una palabra de español. También culpa de los padres. Se siente extremadamente incomodo, tratar de comunicarse con alguien de tu raza, que trastabilla severamente para hablar en español, o simplemente no hablan español, o lo que es peor, no tienen ningún interés en comunicarse en español. Se ve mucho eso en los estados americanos colindantes con la República Mexicana. ¿Avergonzarse del idioma de tus padres? ¿Avergonzarse del color de tu piel?, ¿avergonzarse de su tradición y su raza?, ciertamente hay que ser muy hijo de puta para responder que si a alguna de las tres preguntas anteriores.

Charles, muy agradecido por mis consejos e información que le pase para trabajar con los sensores, ya que Saldino no tenía ningún interés en ayudarlo; me llevo a un conocido y celebre club nocturno en Houston, St James. Con tanto laburo nunca había tenido la oportunidad de visitar un cabarute como ese. Muy de lujo, mujeres lindas por doquier. Fue una experiencia bárbara. Charles me describió Lafayette, además Rob me envió por carretera para oficializar mi solicitud de cambio de Venezuela a Lafayette. Rob se mudó a Lafayette también, junto con Marco, David y Mark. Después nos enteramos que Mark sería el nuevo supervisor. Marco, sin que yo se lo pidiera, me conto que, para obtener el cargo, Mark había hablado pestes de David, para sacarlo del medio. Con tono angustiado, como temiéndoles, Marco dijo: “Cuando se entere David, lo va a matar”.

David presumía mucho que había estado en Vietnam y hacia unas caras y unas poses como que él era una especie de Rambo retirado, pobre infeliz. El mismo Marco, otra vez sin que yo se lo pidiera. Me había contado que la esposa de David había caído presa por posesión de drogas y que él tenía que hacerse cargo de sus dos hijas. Un “Rambo” que no puede siquiera gobernar a su mujer.

Nada de lo que Marco presagio, sucedió. Marco adulaba a ambos como para evitar según él, que le fueran a hacer daño, pero era evidente que en el fondo los odiaba, odiaba en general a los gringos, alguna vez me contó que había venido a vivir a EEUU a los 11 años, entonces comprendí la frustración de Marco, todo lo que había tenido que soportar de los gringos desde que llego, todas las humillaciones y vejaciones, que por el color de su piel había sufrido. Por eso no solo odiaba a los gringos, también odiaba ser indio, y eso era aún más delicado que lo primero. No tenía identidad, así siempre estaba a la defensiva conmigo, tratando de desprestigiarme, mitad en broma, mitad en serio, era lo que había aprendido de Mark y David. En verdad Marco era digno de lastima.

Al llegar a la oficina de Broussard, cerca de Lafayette, Lousiana, Hugh, jefe de Recursos Humanos me clarifico todo el panorama, me situó en un house-hotel; una habitación como de hotel, pero con cocina y todo, como si fuera un apartamento. Allí estaría hasta que saliera la visa de trabajo. Fue un periodo un poco aburrido y me consoló el hecho que descubrí en había más de cien canales de televisión, algunos pasaban películas las 24 horas. Vi películas que mi padre solía contarme cuando era un niño y que a él le habían impresionado. Tuve ocasión de visitar diversos lugares de Lousiana y degustar la comida típica. Todo lo relacionado con Louisiana se llama “Cajun”. Incluso hay lugares donde aún se habla un dialecto mezcla del francés y el inglés, también llamado Cajun.

En Febrero se celebra la fiesta de Mardi Grass, de origen francés. Mucha influencia francesa en Louisiana. Restaurants tipo francés, panaderías o boulangeries tipo francés. Unas semanas le envié dinero a mi esposa para los gastos del mes y una semana después Hugh me entrego la documentación que necesitaba para ir por mi familia. Me mudaría oficialmente con mi familia a Lafayette Louisiana donde no muy lejos de allí estaba la oficina nuestra.

La mayoría de los que trabajaban allí eran ex empleados de Teleco, la disciplina, la forma de trabajar, era toda de Teleco, hacían servicio a nuestras propias herramientas direccionales, detectores gamma, de resistividad y a las herramientas nucleares entre otras, tanto para collar base – con el uso de un alternador trifásico – o probe base – con el uso de baterías de litio. También hacían servicio a nuestros motores de fondo y otras herramientas que se usan en conjunto con la broca para acelerar la penetración durante la perforación. Mud Logging había sido instalado en un sector del departamento de equipos de superficie, pero un año después, ya era parte de ese departamento. Es decir, después de haber sido una compañía independiente de Baker, pasamos a ser en un par de años, una dependencia de un departamento de mantenimiento del servicio de LWD – Registro mientras se perfora – y MWD – Evaluación mientras se perfora.

Coordine con Hugh para el itinerario y volver con mi familia en una fecha determinada. Justo a tiempo porque mi esposa ya tenía el embarazo más de la mitad. Me dio varios pasajes de avión: un Lafayette – Dallas – Miami – Caracas – Barcelona (Anzoátegui) para mi regreso a Venezuela, de allí por carretera a Anaco, donde en tres días llegaría una compañía de mudanzas para cargar todas mis pertenencias, para mudarlas a Lafayette. Luego me dio pasajes para toda mi familia. No me daba cuenta que todo indicaba que tendríamos nuestro tercer hijo en los EEUU. Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.