La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXIX

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

En esta segunda visita a Port Gentil, pude aprender más cosas de los equipos y de las unidades que en la primera visita, porque teníamos conectada en el patio, una unidad GEMDAS dada de baja, con todos los equipos corriendo, así cuando llegaba un equipo dañado podíamos no solo encontrar la falla sino dejar al equipo correr durante horas para cerciorarnos que la reparación era definitiva. Caminando por el taller de pronto mis ojos se paralizaron de terror, vi en una esquina las dos cajas de madera que contenían los dos sensores radioactivos para medir el peso del lodo, que yo había desinstalado dos años atrás. John me comento que él los había encontrado, efectivamente hacía dos años cuando el recién se instaló en Port Gentil. Entonces me di cuenta que después que yo me regrese a América en Diciembre de 1988, John hizo lo que ningún ingeniero ingles quería, es decir, acepto quedarse indefinidamente en Port Gentil.

Todo el tiempo que yo había estado ausente John se había quedado allí. Un tiempo después un hermano de John vino a visitarlo, con la consigna de convencerlo de regresar a Inglaterra; Akhrofee me había comentado también que John había recibido hasta dos propuestas de Baker en el último año para ocupar un cargo en Bergen, Noruega y en Copenhague, Dinamarca, pero que las había rechazado porque Mary no quería salir de Port Gentil. Era uno de los motivos que me alentaba a mudarme con Windsor, aquellos que destacaban eran promovidos sin mucho drama, había suficiente negocio para hacerlo. Me entere que uno de los operadores que yo había conocido en mi primera visita era ahora gerente en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, otro estaba en La Haya, Holanda y así. Recibimos un contador Geiger para medir la radioactividad que emanaba de las fuentes que conformaban los sensores y confirmamos que las fuentes estaban activas, ambas con el sello puesto volvían loca la aguja del Geiger a una distancia de 3 metros. El manual de los sensores del peso del lodo, decía que el Cesio que contenían las fuentes, era inofensivo, que era equivalente a la radiación que uno recibe cuando viaja por avión. Despues de ver esa aguja moviéndose, yo no estaba tan seguro de los consejos del manual. Trataba de mantenerme alejado de esas fuentes.

Por aquellos días, andaba yo preocupado por la situación en medio oriente, teniendo en cuenta que la población de Port Gentil era en su mayoría musulmana, yo temía que si se desataba la guerra entre los gringos e Irak, los musulmanes de Port Gentil podrían atacar a las compañías norteamericanas y por supuesto a los que trabajan para ellos, en apoyo a Sadam Hussein. No tenía muchos con quien hablar, le invite un par de cervezas a Akhrofee que tenía muchos amigos musulmanes en los barrios humildes de Port Gentil. Akhrofee no era mucho de beber, me acompañaba pero luego de un par de cervezas, se disculpaba diciendo que ya estaba satisfecho. Abordamos el tema, le pregunte directamente, el me aseguro que muchos musulmanes que vivían en Port Gentil estaban a la espera de contratos de trabajo en Arabia Saudita y que los saudíes son amigos de los norteamericanos y que jamás atacarían a sus compañías. También, ya en confianza le pregunte si él era musulmán, Akhrofee muy solemne me dijo, que él seguía las “antiguas tradiciones africanas”.

Me contaba Akhrofee que hacía más de un año que no veía a ni a sus esposa ni a sus dos hijos, que les escribía y les enviaba dinero y tenía un contrato pendiente con una compañía saudí y que estaba indefinidamente postergado por la amenaza de guerra en medio oriente, por eso cruzo la frontera y estuvo viviendo en Camerún trabajando en el negocio de la pesca por seis meses para aprender suficiente francés y así poder trabajar en petróleo en Gabón, pero no ganaba mucho trabajando para Baker, pero era mejor que no hacer nada en Ghana donde no había trabajo. Ambos estábamos alejados de nuestras familias buscando un mejor futuro para ellas, aunque en diferentes circunstancias. El ghanés era un buen amigo, después de varias charlas y varias cervezas nos volvimos camaradas. Íbamos al estadio a ver futbol, había una liga local cuyos equipos eran auspiciados por compañías petroleras como la Shell, la Exxon, la ELF, etc.

Me presento en la villa a varios de sus amigos musulmanes, ellos creían que yo era hindú; les invite ceviche, fuimos muy temprano en la mañana a Cap Lopez, una localidad al sur de Port Gentil, cuando llegamos vimos a varios mancebos negros de gran fuerza física recoger unos 70 metros de largo de una red de pesca metida unos 20 metros en el mar, muchos pescados habían quedado atrapados en la red. Tuvimos que esperar, habían otros compradores importantes que comprarían docenas de peces, en su mayoría era uno parecido al bonito peruano, de piel lisa, sin escamas, aunque un poco más alargado; llevamos uno, con el tamaño que tenía era suficiente. Nos fuimos a la villa, allí la esposa de uno de uno de los musulmanes, llamado Salomón que era de Guinea Ecuatorial, hablaba un poco de español, me facilito una carpa en medio del arenal, hecha de un par de sabanas blanquísimas. Hice ceviche suficiente y herví los huesos y la cabeza del bicho e hice un puchero. Espectacular, los musulmanes jamás habían comido ceviche, le echaron mayonesa, ya no les dije nada. Pero igual lo disfrutaron. Era muy curioso ver a Salomón de baja estatura al lado de su negra mucho más alta y corpulenta que él. La mujer negra se las rebusca, vi a muchas vendiendo helados caseros en la calle lo mismo que botellas usadas limpias de whisky llenas de un cacahuate de altísima calidad.

A mediados de Enero de 1991 recibimos una noticia buena pero triste a la vez, Mick había aceptado un cargo gerencial en Houston, Texas para vender y distribuir un producto llamado Dynabyte. Se quedaría unas semanas más, pero luego se iría de vacaciones y ya no volvería a Port Gentil, su lugar seria ocupado por un egipcio llamado Ahmed, que los egipcios pronuncian con mucha vehemencia “Ajjjmed”. Los amigos de Mick en Port Gentil organizaron una fiesta de despedida para él y su esposa Allison. El día de la despedida, salimos del staff house John, Mary y yo, por el camino John se detuvo a llenar el tanque, ellos hablaban solo en francés, pero yo les entendía en buena medida. Él le pregunto si quería algo de la tienda de la estación de servicio, ella replico que quería una cajetilla de Marlboro, al regresar, John le trajo una cajetilla de Gitanes, unos cigarrillos franceses muy populares, ella reacciono violentamente, tiro la cajetilla contra el parabrisas y lo grito delante mío reclamándole airadamente que ella, le había pedido Marlboro.

Súbitamente a las orejas de John se les subió el color rojo, estaba a punto de estallar, yo me hice el distraído, mirando por la ventana, ella venia en medio de los dos. Me di cuenta que ella también noto que John iba a reaccionar violentamente, John arranco la camioneta, masticando su bronca y ella, felinamente y endulzando su voz con media tonelada de miel, y acariciando su oreja derecha, le dijo: “qu’est-ce que nous allons faire a la maison ce soir cheri?” (¿Que vamos a hacer en la casa esta noche, mi amor?); esa simple frase derritió cualquier reacción de John, no había duda que ella lo tenía agarrado bien al pobre John, la verdad, lo sugestivo de la voz de Mary al momento de decir “ce soir cheri?” era un misil de sensualidad. Llegamos a la fiesta, mucha gente conocida de otras compañías también, Mary se quitó el sobretodo que traía y debajo tenía un vestido entalladísimo, lo cual automáticamente la convirtió en la preferida de la reunión, además la mayoría sino todos sabían de su actividad, y era una tentación para todos. John se sentía incómodo, que todos estén encima de su novia, y ella disfrutando de su popularidad. Había un diluvio de licores, y en el jardín habían instalado un tanque presurizado de cerveza inmenso con un gran un grifo cuello de cisne por donde salía la cerveza fresquecita y con gran cantidad de espuma, había que servirla con mucho cuidado, inclinando el vaso lo más posible, con mucha paciencia.

El grifo cuello de cisne era grande y estaba un poco alto, de modo que una persona menuda como Mary France cabía debajo de él. No sé qué le dio a Mary France por meterse debajo del cuello de cisne y textualmente se dio un baño con la cerveza, el traje se le pego más al cuerpo, y se le notaba aún más acentuado sus intimidades. Y ella feliz de llamar la atención. John ya no podía soportar más. Luego de un rato, ya cerca de la media noche, como vi que ni John, ni Mary se irían pronto, le pedí a alguien conocido para que me lleve al staff house. Llegue y me acosté, al día siguiente tenía que trabajar, me dormí, de pronto como a eso de las tres de la mañana escucho que llegan John y Mary, en una bronca terrible, el reclamándole no sé qué y ella gritando y llorando al mismo tiempo, un escándalo de proporciones, me puse mis tapones en los oídos y me desconecte de la realidad. Tuvieron varias broncas así, pero esa fue una de las más duras.

Al día siguiente, en el taller con Akhrofee solíamos bromearnos, por ejemplo el venia de la oficina de Mick, yo fingía que estaba respondiendo una llamada telefónica, diciendo “ Si señor, es una llamada de Ryad, Arabia Saudita, sí, señor, desea comunicarse con el Señor Akhrofee, un momento por favor” y Akhrofee con los ojos bien abiertos, pensando que lo llamaban los saudíes por lo del contrato, y al darse cuente de que era una broma, no se calentaba. Otro día, el hacía lo mismo conmigo, fingía una llamada de Houston para mí diciendo: “Si señor, llama Ud. desde Houston, ¿desea hablar con el señor Pablo?” y se reía, entonces me daba cuenta que me estaba mamando gallo (bromeando) como dicen los colombianos, facendo brincadera (como diría un carioca). Hasta que una tarde encuentro a Akhrofee haciendo el mismo sainete, y me pasa el teléfono, pensé que era otra de sus bromas y se la seguí, tomando la bocina y respondiendo la llamada y mis oídos que escuchan la voz de Dave Mills, el gerente para Latinoamérica, basado en Houston; saludándome y proponiéndome si quería hacerme cargo del departamento de Ingeniería en Maracaibo, Venezuela, lo deje que hablara hasta el final, yo solo quería saber si Baker me mudaría con mi familia. Él dijo que sí. Era lo que necesitaba para aceptar. Luego me explico, que si yo estaba de acuerdo, entonces coordinaría con Karim Loza en Windsor para enviar a alguien a Port Gentil para reemplazarme. Y que antes de volver a América tendría que pasar 2 meses en Inglaterra para aprender a armar las unidades A0, porque tendría que armar 5 de esas en Venezuela. Luego que le colgué, Akhrofee me preguntaba una y otra vez que estaba pasando, yo no me había recuperado del impacto, ya no tendría que jugarme con la gente de Windsor, había logrado sacar a mi familia de Perú, de la violencia, a un futuro mejor. Luego le conté todo a Akhrofee y él se alegró mucho por mí.

Pasaron aun unas cuantas semanas antes que Karim enviara a un Ingeniero joven a reemplazarme, Egan. El día que Egan llego, John hizo una fiesta de despedida para mí, en el staff house. Miraba a John y a Mary, una pareja complicada y me daba cuenta que ambos estaban juntos producto de una locura, distintas clase de locura, pero locura al fin. Entonces recordé unas palabras que tiempo atrás me habían conmovido mucho, una oración simple y sencilla que encierra una realidad transparente, cruel, pero reflexiva, su autor, un conocido dramaturgo, director, guionista y productor madrileño, Jacinto Benavente y Martínez, que entre otras citas que invento, dijo: “El amor es como el Quijote, cuando recupera la razón es porque se está muriendo”. Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXVIII

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

Se hicieron las negociaciones entre la oficina de Houston y la oficina de Windsor, quedaron en que recibiría otra vez una asignación por seis meses, similar a la que había recibido en Junio de 1988 pero con una substancial mejora tanto en el salario como en los bonos. Mi pasaje de Lima – Londres – Lima correría por cuenta de la oficina de Houston, mientras que mi pasaje de Londres – Port Gentil – Londres lo pagaría Windsor. Dada la paupérrima operación que tenía Houston comparada con la operación de Windsor, fue casi natural aunque desagradable tener que buscar el pasaje más barato posible Lima – Londres – Lima a seis meses. Como siempre la eficiente agente de vuelos internacionales de Kinyo Travels, Gladys Nishimura, consiguió un Lima – Miami por Faucett y Miami – Londres por Panam pero tenía que quedarme en Miami desde las 7 de la mañana hasta las 6 de la tarde del mismo día, lo cual ameritaba obtener una visa en el consulado norteamericano. Yo jamás había pisado el consulado norteamericano. Pepito con ansia de muerte me suplico que consiguiera esa visa, para que la compañía se ahorre mil quinientos dólares. Yo fui con un aire muy desinteresado, me parecía ridículo que una compañía transnacional con oficinas en casi todo el planeta, lloriqueara por esa cantidad de dinero. Me daba lo mismo conseguirla o no, es más si no la conseguía, me hubiesen enviado como la primera vez, cómodamente en un vuelo de lujo de la KLM hasta Ámsterdam y de allí a Londres.

Cuando la gente va al consulado norteamericano porque en verdad tiene que ir por motivos de salud por ejemplo, o algún otro motivo noble, pues simplemente los nervios los traicionan y los desalmados asistentes de ventanilla del consulado, que están entrenados para rechazar la solicitud de visa a cualquiera que según ellos tenga un movimiento sospechoso; rechazaran abruptamente la visa y no tienen ningún reparo en vapulear al rechazado, quedándose graciosamente con el pago por la aplicación. Pues como yo no tenía ningún nerviosismo, respondí a sus preguntas sin reparo, sin interés, y me dieron una visa que consistía en los dos días que pasaría por Miami, de ida y de vuelta. Fue la única vez que tuve que ir al consulado norteamericano en Lima a pedir algo.

Me iba con la convicción que no volvería sino para despedirme, la experiencia de Angel me había motivado, la situación económica y política en Lima estaba aún muy mal, a pesar del cambio de Gobierno, además, tenía motivos personales importantes para sacar a mi familia de Lima. Al llegar a Miami, eran un poco más de las 6 de la mañana, estaba cansado, no es lo mismo viajar en Faucett que en KLM, pero me sobrepuse y guarde mi equipaje en un depósito con llave que el aeropuerto de Miami provee, tome un autobús hacia el centro de Miami. Me sentía tremendamente extraño, era la primera vez que pisaba suelo norteamericano, recuerdo que mi papa siempre me decía que yo acabaría yéndome a los Estados Unidos, y la Sra. Carla Bravo, la hermana de Sonia, también me lo había dicho, y ahora me encontraba allí. Me di mil vueltas por el centro, comí algo, me tome una cerveza, me tome unas cuantas fotos en el centro de Miami, vi muchas tiendas de todo lo que los turistas compran, atendidos por mucha gente latina de todas partes. Mucha gente habla español en Miami. Cuando me canse, a eso de las 2 de la tarde, tome el autobús de vuelta para el aeropuerto internacional de Miami, como siempre al menos 3 horas antes, aborde el vuelo de Panam.

Diez horas después estaba aterrizando en London – Heatrow, eran como las 9 de la mañana del día siguiente, llame al Slough Taxi que me llevo directo a la oficina. Allí me esperaba el Gerente de Ingeniería para Europa, África y Medio Oriente, el egipcio Karim Loza, mucho, pero mucho más simpático que su antecesor Ian Ryding. Karim me presento con el Gerente General, Ric Ashton, nada más y nada menos, la máxima autoridad en Baker en el Hemisferio Este, me encanto la sencillez de Ric, me conto que cuando aún era operador y gerente técnico había estado basado en Lima, y que era de la Republica de Sud-África. También me presento a varios ingenieros jóvenes, entre ellos Jeremy Horrabin y Martin Gigg. También me encontré con otros que había conocido en mis visitas anteriores hacía dos años y me asombraba que se acordaran de mi nombre. Karim me comento que no estaba claro cuando me iría para Port Gentil, porque el consulado Gabonés estaba cerrado y no había fecha de re-apertura, pero se esperaba que fuera durante esa semana. Al igual que yo estaban dos operadores que también estaban esperando visa. La compañía tenía los pasaportes y nos llamarían cuando estuvieran visados.

Mientras tanto note que se estaban construyendo las nuevas unidades Drillbyte para el Mar del Norte, la A0 y la A60, sin interrumpir pasaba ratos en el área de construcción y tomaba notas de la distribución de los equipos, el cableado y las mangueras. Baker Windsor me alojó en un bed & breakfast no muy lejos de la oficina, dentro de Windsor, era pleno invierno, se oscurecía a las 3:30 o 4 de la tarde y aclaraba pasadas las 9:30 de la mañana. Esperamos dos semanas por la visa, el Consulado Gabonés en Londres seguía cerrado, entonces Mick llamo desde Port Gentil diciendo que hiciéramos el vuelo Londres – Paris – Libreville, la capital Gabonesa donde un abogado nos tramitaría unos salvoconductos en la zona internacional, para poder ingresar a territorio Gabonés. Así sucedió, al llegar a Port Gentil, nos esperaban Mick, John a quien recién conocía, y apoyada sobre su hombro la jovencita gabonesa que me había llamado la atención en el aeropuerto de Port Gentil, dos años atrás, Mary France, que era la novia de John.

Al llegar a Port Gentil, me llevaron al staff house, un apartamento muy espacioso con dos dormitorios. John y Mary ya tenían el dormitorio principal y a mí me tocó la más pequeña, pero era muy espaciosa. John era muy joven y talentoso, se notaba a distancia que estaba loco por su “novia”. El staff house se encontraba en pleno centro de la ciudad, es un decir, la “ciudad” es como una isla y es muy pequeña. La oficina de Baker estaba en los embarcaderos, un poco lejos del centro. Varios cambios favorables. John me explico que la política de bonos nos aconsejaba que tomáramos las visitas al campo de manera intercalada, un mes el, luego un mes yo. Así ambos obtendríamos la mayor cantidad de bonos por mes, me pareció estupendo. En la nueva oficina, Mick tenía un pequeño despacho, mientras que John y yo teníamos un espacio grande bajo techo para hacer mantenimiento a los sensores pero sin aire acondicionado, lo cual era cruel pues la temperatura normal era de unos 42 grados centígrados.

Teníamos un asistente de color, un ghanes llamado Akhrofee; él hablaba perfectamente el inglés, era muy buen trabajador. Por algún motivo John y yo tuvimos un pequeño altercado, al parecer el hecho que yo no saliera a comer fuera, y que en vez de eso, yo cocinara, le hizo pensar que yo era un pichirri (tacaño o pijotero). Cuando me di cuenta le explique que mi asignación era solo por 6 meses y que no sabía qué pasaría después de eso, que mi salario en Perú era ridículo comparado con el salario que a él le depositaban en Inglaterra, y que yo no podía pagar en Port Gentil una cena típica equivalente a 350 dólares lo que en Perú vale 70. Yo había venido a ahorrar lo más que pudiera y si iba a cenar fuera en Port Gentil tres veces por semana, entonces no tenía sentido el sacrificio de abandonar a mi familia y haber venido a Port Gentil. Parece que entendió, pero como su mente pertenece a realidades distintas, tal vez se le cruzo por la mente que yo dramatizaba, pero no era así. Ahora como estos países de la costa occidental de África dependen económicamente de los países Europeos, si en Europa los precios se duplican con respecto a norteamerica, pues en líneas generales los precios en la Costa Occidental de África, se cuadriplican con respecto a los precios de norteamérica, nadie piensa en dólares en Port Gentil, es el franco francés el patrón. Por ejemplo una Coca Cola en lata que cara se paga a 1 dólar en norteamerica, en la costa occidental del Africa vale fácil el equivalente a 5 dólares.

Teníamos asignada una camioneta que John conducía cuando estaba en Port Gentil, cuando el salía costa afuera me la dejaba a mí. A la hora del almuerzo, veníamos al staff house, donde Mary recién se estaba despertando. Yo trataba de no estar en escena, una pareja ocupaba el apartamento y yo me sentía un poco incómodo, así calentaba mi almuerzo y lo llevaba a mi habitación, sintonizaba en mi radio multi-banda la radio exterior de España o la voz de los Estados Unidos desde Washington DC y almorzaba tranquilo. Así John y Mary tenían libertad de hacer lo que hacen las parejas que viven en unión libre. Akhrofee me entero que ella tenía dos hijos de otro compromiso que vivian con su abuela, la figura que tenía Mary así como su contextura la hacían pasar por una doncella de 18 a lo más 20 años, resultaba difícil creer que hubiera tenido hijos.

Cuando le tocaba a John irse costa afuera, Mary venía a cerciorarse, preguntándome en francés – ella no hablaba inglés – “Est John alle?” (Se fue John?) y yo le respondía “Oui, il alle” (Si, se fue), su siguiente pregunta era “Quand vient-il de retour ?’’ (Cuando Vuelve?) y yo respondía ‘’la semaine prochaine’’ (la semana que viene) a lo que ella respondía con un final ‘’merci’’ y se iba para volver a eso de las 6 de la tarde con amigos y amigas, trago, música, baile y fumadera a raudales, yo me encerraba en mi cuarto me ponía los tapones en los oídos y me dormía, no sabía que sucedía después o en que acababa eso.

Solo a Akhrofee le conté confidencialmente todo lo que pasaba en el staff house en cuanto John se marchaba costa afuera. Akhrofee me comento con reserva que las mujeres africanas creen en la posesión del hombre a través del fetiche, un muñeco que representa a la persona a poseer conteniendo cabellos o algo que le pertenezca a la “victima”, me hizo recordar a las películas de Alfred Hitchcock. Mientras me contaba, el ghanes se le veía alarmado, indignado casi asustado diría yo; y le pregunte con severidad porque carajo no me lo había contado antes, porque la tal Mary no estaba nada despreciable.

Luego pensé con sensatez y llegue a la conclusión que Akhrofee había exagerado un poco, hasta que una noche, yo encerrado en mi habitación, John costa afuera, escuche gente conversando en la sala del staff house y el inconfundible olor de la marihuana. Sentí que alguien toco la puerta, eran dos operadores de la compañía que estaban alojados en el Hotel Meridien a dos calles de allí y venían a proponerme para que los llevara a cenar con la camioneta. Mary me hablo a través de mi puerta diciendo que alguien me buscaba; cuando salí, los operadores estaban conversando con Mary y sus tres amigos en plena fumadera. Ellos me propusieron como era de esperarse dar una vuelta con la camioneta y cenar. Mientras cenábamos ellos me dijeron que para ese momento Mary y sus tres amigos ya deberían estar en el dormitorio de John disfrutando. Lo que me hizo recordar las palabras del ghanes. No hice comentario, pero efectivamente al volver al staff house el cuarteto había metido los parlantes del equipo de sonido que estaban en la sala, dentro del dormitorio de John, uno de ellos yacía en el piso boca arriba, evidentemente pasado de humo, Mary tratando de reanimarlo, fue solo unos instantes, otra vez me fui directo a mi habitación e ignore lo que había visto.

Con los años saco en conclusión que cuando estamos jóvenes, tanto muchachos como muchachas entregamos nuestros cuerpos a todas las actividades que se nos antoja, y nos hacemos los ofendidos con nuestros padres cuando ellos tratan de advertirnos los peligros de salir a correr viendo la realidad solo del lado que creemos que nos conviene y me doy cuenta que si no existiera el sentimiento, si no existiera el amor; pues sería “divertido” intercambiar caricias y todo lo que se pueda, sin ningún tipo de compromiso con todos los compañeras o compañeros que nos apetezca. Pero Dios puso el sentimiento y el amor en medio de todo ese intercambio; cuando uno mismo o alguno(a) con quien interactuamos, desarrolla el sentimiento, la diversión pasa a otro nivel, pasa a un nivel de compromiso consigo mismo de fidelidad, de ternura, de respeto, es lo que nos diferencia de los animales. Aunque también sucede que cuando nos invade el sentimiento, la diversión inicial pasa a alternar la dicha con el sufrimiento, pero eso es algo que los seres humanos simplemente no podemos evitar. Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXVII

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

Al llegar a Argentina me sentía importante, me había ganado la confianza no solo de mis compañeros en el campo, sino también de la gerencia, alguna vez acababa de regresar de Malargüe, de visitar la unidad donde se encontraba Arturo Garofalo donde hubo que hacer varias reparaciones. Seguramente mientras yo viajaba por tierra de Malargüe a San Rafael y luego el vuelo a Buenos Aires, los reportes diarios hablaban de las soluciones que yo había hecho. Así al llegar a la oficina, le recordé a Eric que yo ya llevaba más de 35 días fuera de casa, y él con aire sonriente y juguetón, que no era común en el, dijo: “Ingeniero Ud. ya no se va de acá”, y dirigiéndose a Jorge, le dijo: “Jorge llamàle a José – mi gerente en Lima – que arregle para que la esposa de Pablo se venga a Buenos Aires a pasar unos días” y luego dirigiéndose a mí: Pablo vos, te quedàs acá, hablà con Adolfo, el pasó lo mismo que vos, decìle que te aconseje donde vivir aquí en Buenos Aires”.

Yo estaba sorprendido, pero me agradaba la idea de salir de Perú donde todo era violencia, escases, guerrilla y corrupción gubernamental. Había estado esperando esa oportunidad. Fui a la oficina de Adolfo – craso error – y le comente lo que su jefe me había comentado. Sin ocultar su enfado y con su inconfundible, inimitable, dramático e intimidatorio estilo, se quejó que fuera él quien me tenga que dar ese tipo de ayuda y finalmente con su mirada maligna e intimidatoria rubrico con un “Yo no estoy de acuerdo con que te vengas para acá”. Inmediatamente se me vino a la memoria las también intimidatorias palabras de Castellano, en la planta de Minero cuando recién empecé a trabajar; el mismo estilo destructor, el mismo cinismo para aparecer disgustado, el mismo aire manipulador, digno de una película de suspenso.

No voy a negar que no me decepciono su respuesta, es que recién estaba conociendo quien era quien en la compañía. Ante tanto abandono, me sobrepuse y me dije, si Eric en verdad quiere mi traslado y se lo autorizan, el me lo hará saber, y me enseñara números para ver si me conviene o no. Mientras seguiré con mi actividad como si nada sucediera. Esa charla nunca llego, ya sea que Eric no consiguió la autorización, ya sea que Adolfo metió su mano negra, o quizás porque se presagiaba un bajón en las operaciones, como en efecto ocurrió unos meses después, mi traslado a Argentina no se efectuó.

Regrese a Lima pero apenas unas semanas después, ya estaba de nuevo en Buenos Aires. Al ingresar a la oficina me recibe el Guillo que se encontraba trabajando en Argentina ante el bajón que tuvo la operación en Ecuador, espero el momento oportuno y se me acerco amenazante e histérico y me dijo: “ccha se lo que escribiste de mí, no seas hijo de puta”, y se fue; me imagino que se refería al reporte que hice por el asunto de Petro Canada.

A todas partes que yo iba, llevaba conmigo un folder con mis reportes, ya que ellos describían reparaciones que podrían serme útiles. Por supuesto allí estaba mi reporte de Petro Canada que tanto le dolió al Guillo, pero se ve que el Guillo no lo había leído, sino que alguien le comento, que yo había escrito contra él. Le hice una copia al reporte y lo lleve conmigo en mi bolsillo, en algún momento nos volveríamos a encontrar y se lo mostraría.

La oportunidad llego, nos asignaron a Fidel, al Guillo, dos loggers más y a mí para hacer una instalación en un pozo de la Petrolera San Jorge en Filo Morado. La Unidad había sido reconstruida en Buenos Aires, recuerdo a Rudolph y Carlos rompiéndose el alma para que quedara como a Eric le gustaba, mas Eric jamás preguntaba si los equipos de la unidad habían sido probados, él como vendedor, le ponía más atención a los detalles de la pintura, y la calidad del piso y la limpieza de las paredes. Así la unidad a veces no se iba con todo probado, como paso con la unidad de la Shell en Villa Minetti.

Recuerdo que el mismo día que la unidad se iba a subir al camión, Rudolph y Carlos notaron que al momento de ajustar los tornillos de los paneles frontales que los fijaban a la estructura, la pintura color crema se levantaba, los paneles estaban pintados originalmente con un acabado especial que aceptaban una capa nueva de pintura, pero no se agarraba de lleno a la superficie y se salía raspándola con la uña, peor aún al momento de apretar los tornillos. Se optó por ajustarlos lo justo para que no se levantara la pintura. El transportista de apellido Rissini, de barba negra espesa, se sabía todos los trucos de la ruta para llegar pronto al destino, en Filo Morado, Neuquen, cerca de Chos Malal, incluyendo los caminos sin asfaltar.

Al recibir la unidad en el taladro, antes de bajarla del camión, recuerdo que Fidel se trepo y abrió la puerta para echar una ojeada e hizo un gesto desconsolado y volvió a cerrar la puerta, pensé que estaba bromeando, cuando bajamos la unidad a tierra y abrimos la puerta, era un panorama desolador; casi todos los paneles estaban colgando; como los tornillos no fueron apretados, con la vibración del camión en el recorrido desde Buenos Aires, salieron volando o se destornillaron. Mangueras parcialmente cortadas, cables parcialmente cortados, equipos colgando del frente, pusimos todo como debía estar y energizamos la unidad. Varios equipos no funcionaban.

Era un momento de pánico, el Guillo encaro a Fidel que era el capitán de la Unidad, diciéndole que conmigo no era suficiente para reparar la unidad y airadamente sugirió que se llamara a otro ingeniero. Fidel lo puso en su lugar con la frase “prefiero un Pablo antes que 7 de otro nombre”, el Guillo insistió, esta vez opinando abiertamente que no confiaba en mí. Entonces yo intervine y le informe a Fidel porque Guillo no confiaba en mí, y de inmediato saque el reporte de Petro Canada y se lo puse al Guillo frente a él y le dije: “Este es el reporte que escribí de Petro Canada donde te menciono a ti; dime en mi cara, que parte del reporte, es mentira”

Entonces me di cuenta que el Guillo jamás había leído el reporte, alguien se lo conto a su manera; luego de leerlo, el Guillo dijo: “No, no hay mentiras, lo que me jode es que lo relatas con ironía y sarcasmo”. Que lo haya escrito en barroco o en estilo bizantino es irrelevante, lo que importa es que fui fiel a la verdad, no invente nada para perjudicar a nadie, nunca fue mi estilo, ahora la verdad perjudicaba al Guillo, pero yo no podía hacer nada por eso, yo tenía que hacer el reporte basado en lo que vi. Entre Fidel y Yo reparamos todo lo que había que reparar en dos días, fue otra hazaña que hicimos juntos y que reforzó aún más nuestra amistad personal. Me encanto tener de compañero a Fidel y poder contarlo ahora. Me devolví a Buenos Aires y de allí a Lima, llegue justo a tiempo para pasar la Navidad un 24 de Diciembre.

Pasadas las fiestas de fin de año, ya de vuelta en Buenos Aires, me encontré con la noticia de que Adolfo había sido transferido a Houston, en su lugar había quedado Gerardo Loidi, también llamado Tommy o Pupeto. Tommy era muy ocurrente, cuando le pregunte por Adolfo, me dice: “Vos no sabes qué problema se armó cuando se fue el negro (Adolfo), vieras que una parte de los empleados, decían que NO y otra parte decían que SI” aludiendo al plebiscito realizado al General Augusto Pinochet para sacarlo del poder en Chile, cosa que había ocurrido, no mucho tiempo atrás. Yo algo confundido, le pregunto: “Como es eso del NO, y del SI”, y Tommy dice: “Unos decían que NO se quedara y los otros decían que SI se fuera”. Tommy tenía siempre los comentarios precisos para la hilaridad.

Para poder aumentar la tarifa de las unidades standard se recurrió a cargar un programa nuevo de modo que se podría instalar una computadora que pudiera tomar datos on-line. Así también se planeó reemplazar las antiguas computadoras de propósito especial, las HP2108, que ya estaban obsoletas, Houston envió las instrucciones los programas, las tarjetas de interface con el hardware, entonces asignaron a Tommy y a Carlos, que ya había vuelto de Chile, a un pozo cerca de Tartagal. Era un pozo de la Texaco, los peruanos Jorge Soto y Juan Palacios eran parte de la tripulación. Yo me encargaría del rig up. Sin embargo Tommy y yo íbamos a todas partes, ya que al segundo día, Carlos encontró un motivo para regresarse a Buenos Aires.

Carlos era un excelente Ingeniero pero no se bancaba el campo más de dos días, le daba el síndrome del pozo y se rajaba so pretexto que tenía trabajo atrasado en Buenos Aires. Tommy simplemente no pudo hacer el cambio. Para entonces, Adolfo ya había sido transferido a Houston para apoyar a Dave, un Ingeniero ingles que reemplazo a Felipe, cuando debido a su enfermedad este ya no pudo continuar con sus funciones. Cuando Felipe falleció, Adolfo quedo prácticamente encargado de la operación de Sud América porque Dave no hablaba español. Si como un simple gerente técnico, Adolfo, se tomaba atribuciones que no le correspondían y era un castigo trabajar en su entorno, pues como quasi gerente regional fue como cuando Hitler fue nombrado canciller del General Von Hindenburg antes de la segunda guerra mundial, aunque Dave no lo dejo crecer todo lo que su corrosiva mente hubiese querido desarrollar, pero eso no fue motivo para no acrecentar su bien ganada fama de insoportable. Adolfo nunca tuvo problemas personales con nadie, era insoportable por mayoría de votos, casi por unanimidad diría yo y los que faltaron para completar el 100% fueron la parte del personal que nunca trabajo con él, para su fortuna.

Durante esta visita tuvimos ocasión de visitar Yacuiba, un pueblito que se encuentra del otro lado de la frontera en territorio boliviano, muy cerca de Tartagal. Es lindo Tartagal, como en todo el territorio Argentino la calidad de la carne de res es impecable, era la segunda vez que venía, y cuando me dirigía en el autobús camino a la ciudad de Salta, capital de la provincia del mismo nombre, sentí un extraño presentimiento, de que no volvería a Argentina en mucho tiempo. De Salta viaje a Buenos Aires donde me esperaba mi última aventura de esa visita, otro pozo donde estaba Fidel, en Neuquen, con la Unidad 231 que como no se llegó a usar en el Chirete fue reasignado con Fidel.

Trabajar con Fidel era placentero, lleno de confianza y efectividad. Sabía que Rudolph se encontraba también en el área, pero al igual que Carlos, no se bancaba mucho tiempo en el pozo, se había ido a la Ciudad de Neuquen en busca de repuestos, llego al depósito en Neuquen justo cuando el transportista estaba bajando una unidad standard del camión, no había alrededor ninguno de los operadores que habían trabajado en esa unidad como sugerían las normas de seguridad de la compañía.

El transportista no quiso esperar y empezó a bajar la unidad, con tan mala leche que se le rompió una cadena que sostenía un extremo de la unidad y la unidad se cayó al piso desde un par de metros de altura. En ese momento llegaron los operadores, entre ellos mi amigo del alma Frank Matute, Rudolph salió disparado al teléfono para darle la primicia a Jorge, los operadores fueron tras de él. Al levantar el fono, histéricamente Rudolph le dice a Jorge: “Che Jorge, se partió, se rompió!” a lo que Jorge respondió ya también alterado: “Que se partió, que se rompió y quien habla?” la conversación histérica continuo con un :”Soy ccho, Rudolph, la unidad standard de caccho del camión” y Jorge: “ Y que carajo haces vos en Neuquen, Ccho te pago para que estés en el pozo, y en este momento te regresás para accha, y me pasas con el capitán de la Unidad”; Matute se puso al teléfono y luego de escuchar las puteadas de Jorge, le respondió al estilo venezolano y de manera irreverente: “Entonces como es la cosa pue”; Jorge se puso al borde del infarto, no estaba acostumbrado a que le contesten y al borde del desmayo le dijo “ CCho te voy a enseñar cómo es la cosa”.

Cuando volví a Buenos Aires me encontré con Frank en la recepción del hotel Victory y caminamos hasta Córdova un par de calles y nos tomamos un par de Quilmes de etiqueta dorada mientras me contaba los detalles. También me conto que después de eso no esperaba que lo volvieran a llamar, pero que no importaba pues toda la operación de Argentina se encaminaba a un bajón, efectivamente pasaron 4 semanas y no me llamaron, era Julio de 1990. Me di cuenta que tendría que volver a usar mis contactos en Windsor. Para los últimos días de Noviembre de 1990 Pepito me anuncio que Mick Hottgest me había vuelto a pedir desde Gabón, en la Costa Occidental del Africa, por seis meses. Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXVI

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

Estaba yendo tan seguido a Buenos Aires que ya me sentía como en casa, los retos se sucedían uno tras otro, pero a pesar que tenía dudas, en el fondo me sentía confiado, mientras viajaba a Buenos Aires me preguntaba si solucionaría todos los problemas técnicos que se me presentarían; y cuando iba de vuelta para Lima, sentía una enorme satisfacción al haber cubierto y excedido las expectativas.

Alguna vez llegue a la oficina en el piso 14 de Maipu al 1300 y no encontré ni a Rudolph ni a Carlos en la oficinita de Ingeniería, Jorge para variar estaba prendido del teléfono, se lo preguntaría después, tome asiento y me puse a leer algún manual, escuchaba el ruido característico de la radio que estaba instalada en esa oficina, de pronto escucho una voz familiar diciendo “Buenos Aires, Buenos Aires, para 177”; era Juan Trzebinski, “ el polaco”; tome el micrófono y respondí: “177, 177 para Buenos Aires”, y se ve que así como para mi estaba claro que el que llamaba era el polaco, para él, mi acento era inconfundible, porque dijo: “Como andás Pablo, mirá, se encontrará Eric (el gerente) por allí?”.

Mientras lo escuchaba veía el teléfono ejecutivo indicando el anexo de Eric encendido, síntoma que se encontraba ocupado, le respondo al polaco:” Mirá Juan, en estos momentos su anexo está ocupado, pero en cuanto se libere, deseás que le de algún mensaje tuccho (ya para entonces yo hablaba como un porteño cualquiera)?”, el polaco con su acento desinteresado, como que si se tratara de una noticia trivial dijo:” Yyyyyy nada, decíle que a partir de la media noche de hoy quedamos desafectados”.

Pasaron unos minutos y luego que observe que el anexo de Eric se había apagado, le llame y le comente: “Eric, hace unos minutos llamo Juan de la 177 para informar que a partir de la medianoche de hoy van a quedar desafectados. . . Eric. . . Eric. . .” Se hizo silencio, de pronto entro Eric con Jorge a los empujones, invadiendo nuestra pequeña oficina, Eric tomo el micrófono de la radio y con la histeria al 101% comenzó a vociferar: “Juan, me escuchás, tenés que desarmar la unidad cuanto antes porque tenemos que llevarla para el Chirete (otra locación con otro pozo) cambio”, del otro lado se escuchó otra vez la voz desinteresada y confundida del polaco diciendo “ No, no se copia nada, no se copia nada, quien habla de ese lado che”; Eric insistiendo con el mismo mensaje, ahora aún más desesperado, y el polaco respondiendo:” No, no se copia nada, no se copia nada, sos vos Jorge?” Eric al borde del cortocircuito neuronal, salió de la oficina gritando: ”Lidia (su secretaria), Lidia, pasáme con Astrafor (la Petrolera donde se encontraba la unidad del polaco), inmediatamente”; mientras Jorge, que estaba un poco menos histérico, es un decir, lo que sucede es que cualquier velocidad era pequeña comparada con la que tenía Eric; tomo el micrófono y transmitió: “Lo que Eric quiere saber, es cuanto te puedes tardar en desarmar la unidad, cambio”, el polaco seguía insistiendo en lo mismo: “No, hay mucha interferencia, no se copia nada” de pronto en medio de tanto desentendimiento se escuchó una tercera voz, también de acento inconfundible para mi, diciendo con marcado acento cordobés: “Buenooos Aires, Buenooos Aires para cientooo cinco”, era Hernán Lanza Castelli diciendo: “Escuuuuchame Jorge, Yo copio peeerfectamente a Juan y también a vos, deeejame que le eeeexplique a Juan, lo que le eeeestas preguuuuntando”; así Hernán le explico a Juan el pedido de Jorge, a lo que el polaco responde: “Yyyyy, no sé, tendría que hablar con la gente de Astra, que se chho, 4 o 5 días”, en ese momento, Jorge no pudo retener la frustración y dijo, al estilo porteño: “chho lo mato”. Que drama, luego Hernán ofreció llevar personal que el tenia de sobra en el Chirete donde se encontraba su unidad a la unidad de Juan para ayudar a desarmarla más rápida y eficientemente.

Pasaron un par de días para que yo entendiera toda la figura de lo que estaba sucediendo. Para empezar, Carlos se encontraba en Chile atendiendo un llamado de la Unidad 170 si mal no recuerdo que se encontraba en un pozo de la Hunt Oil en algún lugar de la Cordillera de los Andes Chilena a unas 2 horas y monedas de la ciudad de Calama, Rudolph se encontraba en la 105 con Hernán y otros más.

Todo comenzó cuando habiendo ganado el trabajo con PlusPetrol en el Chirete, con el servicio completo, no se disponía en Argentina de una unidad como esa para instalar. La operación de Brasil, tenía una, pero había que importarla. Eric y Jorge contactaron a Rogelio, gerente de Brasil, el mismo Rogelio con quien me tocó trabajar en Perú en la navidad y año nuevo de 1984. Llegaron a un acuerdo para hacer llegar la unidad 231 desde Brasil hasta el Chirete a tiempo.

Se hizo el plan de llevarla por tierra, pero sucedieron retrasos imprevistos por un lado y el inicio del pozo se adelantó, Jorge y Eric no tuvieron más remedio que enviar temporalmente una unidad alternativa menos sofisticada y disculparse con PlusPetrol con la promesa que en cuanto se dispusiera de una unidad similar a la prometida, se llevaría al Chirete para reemplazar la unidad alternativa, por eso se enviaron 2 personas más para hacer turno y monitorear manualmente las temperaturas y los pesos del lodo y se añadió a Rudolph para que instale la nueva unidad en cuanto llegue. El fin del servicio de la Unidad del polaco venía a dar una solución más temprana al asunto de allí la desesperación de Eric.

Efectivamente se hizo el cambio y así Rudolph pudo volver a Buenos Aires. El polaco no quedo muy contento porque el informe final del pozo de Astrafor tuvo que hacerlo en la oficina nuestra en vez de hacerlo en el pozo, donde si cobraba unos pesos más por hacerlo.

En otra misión fui enviado a Rio Gallegos junto con Carlos “el Puma Descarregas”, el Gallego Molina y un muchacho ecuatoriano. Transcurrían los primeros días de Febrero de 1990 por suerte era verano, a esas latitudes, en invierno, todo está cubierto de nieve y hielo, pero entonces el hielo y la nieve se habían derretido. Rentamos un Renault 12 y viajamos unas cuantas horas hacia el oeste, camino a un pueblo turístico para la estación, llamado El Calafate.

El Puma tenía las instrucciones como llegar al pozo, mas no se veía la torre de perforación, preguntamos en los pueblitos vecinos y se nos dijo que habían visto camiones llevando equipo hacia un determinado lugar. Seguimos la huella y llegamos a la locación del pozo y vimos porque no se veía la torre de perforación a simple vista, la torre se encontraba a medio armar horizontal sobre el piso y esperando partes para terminarla de armar, el representante de la YPF Argentina estimo al menos 2 semanas antes de empezar a perforar, ya que los equipos faltantes se encontraban en Comodoro Rivadavia, donde se venía desarrollando un paro de trabajadores de YPF.

Rio Gallegos está a más de 3 horas de vuelo desde Buenos Aires. Nos dirigimos al Calafate y en su reporte a Jorge, el Puma dijo que la estimación era de unos 7 a 10 días, ya que si hubiese dicho 2 semanas o más, muy probablemente nos hubiesen devuelto a Buenos Aires. En cambio, con el mensaje que dio el Puma, Jorge nos permitió quedarnos y pasar al menos 2 semanas de vacaciones en el Calafate y sus alrededores. Hicimos de todo, desde un asado al pie de un riachuelo de aguas cristalinas derretidas de los glaciares cercanos, hasta la visita al impresionante glaciar Perito Moreno, una atracción turística que uno no se puede perder, nos tomamos fotos al pie de icebergs que la corriente había arrastrado hasta la orilla en uno de los brazos de los Lagos Argentinos. La indescriptible belleza natural de un área bendecida por la naturaleza. En las noches cenábamos en el restaurant del hotel, donde me envicie con una entrada que yo jamás había probado, la he visto en otros restaurants en otros países, se llama vitel tonѐ.

Esta entrada consiste de dos o tres rodajas de peceto, lo que en Perú, llamamos asado, con una crema encima, agria con leche y otros condimentos y un par de rodajitas de pepino curtido, una delicia. Ahora gracias al internet se puede buscar fácilmente y ver el peceto y el vitel tonѐ con mucha facilidad.

Qué vida que nos dimos esas dos semanas. Una noche ya después de la cena, al filo de las 10 de la noche al pasar por la recepción del hotel, vimos al encargado preparándose para ver una pelea de box por el título de los pesos completos entre el entonces imbatible Mike Tyson y el retador, el escurridizo James “Buster” Douglas. Entonces la pregunta no era si Tyson ganaría, sino en que vuelta noquearía a su oponente. Todos se fueron a dormir agotados de haber chivateado todo el día, menos el Puma y yo. Mientras se desarrollaba la ceremonia protocolar antes de la pelea, el Puma me pregunta: “Negro, te tomàs un Tía María” y yo le pregunto: “Y eso que es”, el Puma me responde: “Vos tomà nomas Negrito que te va a gustar”. Accedí, el encargado nos trajo dos copas grandes con un líquido parecido al café con leche y unos hielitos flotando, y vaya que si es agradable, es un bajativo.

Disfrutamos las tres primeras vueltas y Buster Douglas le resistía los embates a Tyson, pero en nuestra mente estaba que en cualquier momento Douglas se iría al piso; craso error, la pelea siguió hasta el décimo asalto y Douglas seguía en pie y atacando, en la vuelta doce, Tyson estuvo al borde del knock out, para entonces ya nos habíamos acabado una botella entera de Tía María.

Al terminar la última vuelta, Buster Douglas consiguió un resultado histórico de vencer por decisión unánime al hasta entonces invencible Mike Tyson. Unos días después nos hicimos cargo de la instalación de los equipos en el pozo, todo trivial y exitoso, pero esas dos semanas en el Calafate y sus alrededores quedara como uno de los eventos más inesperadamente excitantes que jamás me haya ocurrido. Hoy al ver las fotografías que guardo de ese evento, han pasado más de 25 años y me parece que fue ayer. Cuando se recuerdan las cosas lindas que a uno le suceden en la vida, siente que valió la pena vivir, valió la pena tener fe. Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXV

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

La operación en Argentina se veía rutilante, además teníamos un trabajo en Chile y uno en Paraguay. Estando en Lima, nos llegó una llamada de emergencia para ir a Ecuador, teniendo en cuenta el incidente de la visa en Quito hacia casi un par de años, parecía una misión riesgosa. Jorge en Ecuador le prometió a Pepito, que él personalmente se encargaría que nada me sucediera. Cuando ocurrió el incidente de la visa, Jorge se encontraba en Rio de Janeiro y nadie fue por mí al Aeropuerto de Quito.

Esta vez Jorge estaba allí, me llevo a casa de Edwin el ingeniero ecuatoriano al cual había venido entrenando cada vez que nos encontrábamos. En el trayecto, Jorge me explicó la misión, el cliente era la petrolera Petro Canada teníamos una unidad standard con Rig Scan. Se encontraban en el pozo Diego y Guillermo como operadores y dos traineer ecuatorianos; ya estaban perforando y muy pocas cosas funcionaban.

Edwin era técnicamente capaz de resolver todos los problemas, pero su timidez y su alto nivel moral y su educación eran avasallados por la situación tensa. En el ambiente petrolero, tener un trato muy educado como el que tenía Edwin, puede ser contraproducente. Iría con la consigna de terminar el entrenamiento de Edwin y solucionar los problemas. Era Domingo, almorzamos en casa de Edwin y luego de acuerdo al plan de Jorge, saldríamos por tierra, el chofer, apodado “el mono” conduciría desde Quito, en la cordillera de los Andes hasta el Yuca en plena selva amazónica muy cerca de la frontera con Colombia, donde se encontraba el pozo de la Petro Canada. La bajada de la cordillera hasta la jungla amazónica es tortuosa, pernoctamos en Lago Agrio en plena selva.

A la mañana siguiente tomamos camino hacia el Coca, y no muy lejos, nos encontramos con un puesto militar, y un soldado de color que nos hace la señal para que nos detengamos. Como es zona fronteriza, hay mas patrullas militares que policiales. Me temblaron las piernas, nos pediría documentos y al enseñar mi pasaporte peruano, cualquier cosa podría pasar, yo venía en el asiento delantero y el mono conducía; se me ocurrió abrir la ventana justo al llegar donde se encontraba el soldado, antes que el dijera nada, le pregunte con marcado acento Quiteño “¿Oficial, este es el camino para el Coca?” Al clase le pareció muy cómico mi acento, puesto que no pudo disimular una sonrisa, simplemente extendió su mano señalando el camino hacia el Coca. Tuvimos suerte, no nos pidió documentos. Llegamos al Coca y luego de cruzar el rio nos encaminamos hacia el Yuca, un pueblito aún más humilde que el Coca. No muy lejos del Yuca se encontraba el pozo, ni bien llegamos, Guillermo con su típico y no simpático mohín me dio un listado de todo lo que no funcionaba. Hubiese hecho el listado de lo que funcionaba, para hacerlo corto.

Con Edwin hicimos una inspección, hablamos con los recogedores de muestras a quienes Guillermo usaba para hacer tareas para las cuales no estaban calificados, ni se les pagaba por eso, como cablear sensores o instalarlos o desinstalarlos. Ellos me confesaron que para ahorrar tiempo, al desarmar la unidad al final de los pozos, desconectaban los sensores de las cajas de paso y luego desmontaban las mismas y enrollaban el cable multiconductor alrededor de la caja hasta la unidad, una vez allí, amarraban las cajas a la unidad, hasta el pozo siguiente y que habían hecho eso varias veces En el pozo siguiente, se hacia la operación inversa y una vez re-instaladas las dos cajas en su lugar, se volvían a cablear los sensores a las cajas.

En todo ese proceso, Guillermo no tenía que ensuciarse sus manitos para nada. Solo hay un pequeño detalle en contra de este plan astuto; en la selva amazónica, todo lo que se deja a la intemperie se llena de humedad y luego de moho y oxido lo que provoca un pobre contacto eléctrico. Hubo que desconectar todos los cables de todos los sensores, cortar suficiente cable de las puntas para alcanzar la parte del cable que tenga el cobre limpio. Hubo que limpiar ambas cajas, sobre todo los contactos de los conectores donde se atornillarían los sensores y los cables del multiconductor. Eso nos tomó unas horas.

Luego ya en la Unidad, el cromatógrafo catalítico tampoco funcionaba, la computadora no booteaba, solo funcionaba la profundidad, el detector de gas total y las emboladas de la bomba. Notamos que el geólogo colombiano de la Petro Canada era un tipo muy simpático y alegre, lo cual era una patada entre las piernas para Guillo sobre todo cuando se aparecía en la Unidad – era su derecho – a revisar los datos que arrojaba el pozo, ni bien entraba y lo veía a Guillo, el colombiano decía con voz jubilosa “Pero que pasa viejo Willy” a lo que Guillo no respondía absolutamente nada pero por dentro tenía que dominarse al límite, porque, le disgustaba tremendamente ese apelativo.

La verdad que Guillo tenía un carácter muy difícil, bastante inadecuado y no acorde con el trabajo que había elegido desempeñar para ganarse la vida; se le notaba al borde del estallido, pero de alguna forma se dominaba, porque de ultima, el colombiano, en el pozo, venía a ser su jefe. En cuanto el colombiano se iba de la unidad con un: ”Alégrense de haberme visto, y nos vemos más tarde viejo Willy”, ni bien se cerraba la puerta, el viejo Willy estallaba con histeria, se sacaba el casco y lo tiraba contra el piso mientras vociferaba: ”Ya me tiene podrido con lo de viejo Willy, la puta que lo pario!!!” A lo que todos soltábamos la risa, eso lo irritaba aún más, pobre Willy, era un espectáculo verlo hacer el berrinche, menos mal que como el mismo decía, no iba a los pozos a ganar un concurso de simpatía, eso hubiese sido imposible para él, pero por lo menos podría mostrar cierta tolerancia.

En este como en todo negocio si se pretende que la gente sea tolerante con uno, uno debe ser tolerante con la gente. La otra alternativa era que el Guillo le hablara seriamente al colombiano y de hombre a hombre le dijera que no le agradaba que le llamaran viejo Willy, pero eso también parecía que era demasiado pedirle. En realidad era falta de conocimiento de parte del Guillo, cuando el colombiano decía “Viejo Willy” no lo estaba “cargando” esta expresión viene a propósito de un famoso futbolista colombiano de los años 70, Willington Ortiz a quien todos en Colombia, le llamaban con cariño “Viejo Willy” pero otra vez era demasiado para el Guillo.

Reparamos el cromatógrafo y la computadora, todo quedo funcionando perfectamente en menos de 48 horas. Le exprese al colombiano, mi deseo de regresar a Quito a la segunda noche, él me alerto que el sistema podría fallar en cualquier momento y tendría que regresar, y que de ultima dejara a Edwin en el pozo por unos días. Cuando se lo dije a Edwin, este e puso al borde de las lágrimas, no tenía aun el aplomo que yo había ganado para disciplinar su mente y quedarse en el pozo el tiempo que sea. A Edwin le estaba dando el síndrome del pozo y se moría por regresar a Quito. Chamullé al colombiano y acepto que me llevara a Edwin. Cuando nos estábamos preparando para irnos, el mono había hecho un arreglo con los cutineros y los traineers ecuatoriano para ir a tomar un trago al Yuca, donde dicen ellos que había un “night club”.

Puse todas mis cosas en la camioneta, le dije a Edwin que hiciera lo mismo, cuando Edwin notó que se subían los demás a la camioneta, le explique que antes de irnos pasaríamos a tomar un trago, entonces medio decepcionado dijo: ”entonces me quedo”, entonces me irrito mucho, fue la única vez que me calenté con él. Estaba tratando de mostrarle que en este negocio somos compañeros en todo momento, sus principios morales eran profundos, igual que los míos, pero no por eso, me tenía que aislar. Lo tome del brazo y le dije, “te quedas, y vamos a tomar un trago, luego regresamos y salimos de inmediato”, él obedeció. El “night club” del Yuca, como era de esperarse, era un hueco inmundo. Nos tomamos un trago, Edwin solo tomo una “Guitig” –un agua mineral ecuatoriana– nos devolvimos al pozo a dejar a los operadores y nos encaminamos de vuelta a Quito.

Si la bajada de la cordillera hacia la jungla fue dura, pues la subida fue aún más dura. Temía que nos parara el ejecito o un policía incorruptible, veníamos conversando y de pronto se le sale a Edwin que casi no tenía dinero; asombrado le pregunté:” y ¿cómo vas a coimear si no tienes dinero?, si nos agarra el ejército o la cana” a lo que Edwin respondió: “Jorge me ofreció 500 dólares más, pero yo le dije que tenía suficiente”. Tuve una visión de estar estrangulando a Edwin y el Mono arranchándolo de mis manos, pero me dominé y le aconsejé: “En este negocio, siempre llevas dinero demás, si alguien te pregunta si tienes suficiente, aunque tengas mucho, tu siempre di que no, que necesitas más. Tu nunca sabes cuánto más vas a gastar”.

Afortunadamente todo salió bien, no nos paró nadie, hice mi reporte, incluyendo todo lo que había observado de la instalación y lo que me habían comentado los recogedores de muestra. No le iba a gustar al Guillo, pero si no lo hacía, iba a volver a ocurrir una y otra vez. Me despedí de Jorge y me devolví para Lima, dos semanas después ya estaba subido en un vuelo de la Eastern rumbo a Ezeiza.

Así como Willy Zevallos, Edwin era un profesional impecable, pero para salir adelante hay que tener espíritu ganador, estar listo para tomar el comando cuando la circunstancia nos ponga en un callejón sin salida, no morir de rodillas; de otro modo alguien más lo hará y puede que ese alguien no tenga los principios o los escrúpulos que uno tiene, y abuse de su autoridad o su don de mando, o simplemente no sepa mandar y arruine cualquier propósito noble de tratar de hacer las cosas con profesionalismo y ética.Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

Revisando libros técnicos en su lenguaje nativo – Parte 1

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

En la formación que tuve en el colegio y que reforcé posteriormente cuando estudie en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano en Lima – Perú, creció mi dominio del idioma Ingles, sin embargo a pesar de ello a finales de la década de los 70 se convirtieron en un reto el poder entender perfectamente libros de especialidad escritos en idioma ingles tales como: “Wave Generation and Shaping” publicado en 1960 por la editorial McGraw – Hill Book Company, Inc. y cuyo autor es Leonard Strauss o “Communication Circuits: Analysis and Design” publicado en 1971 por la editorial Addison-Wesley Publishing Company, Inc. cuyos autores son Kenneth K. Clarke y Donald T. Hess, hoy luego de un camino largo recorrido en la especialidad y con muchos años de trabajar en el campo de la Instrumentación, hablar, escribir y vivir en Estados Unidos de Norteamérica, he querido hacer un aporte a la comunidad de habla hispana, por ello pongo a disposición una parte de la traducción del Clarke & Hess, que a pesar de ser un libro antiguo mantiene conceptos vigentes que espero disfruten.

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

TOMANDO EL PULSO A LA TELEVISION DIGITAL EN EL PERU

El team AbcRadioTel, teniendo en cuenta que en el Perú hay un proceso en curso y en dirección hacia un apagón analógico, en TV proyectado para el año 2020, ha creído conveniente entrevistar al Ing. Electrónico Luis Francisco Solórzano Acuña*, especialista en el área de TV digital y Telecomunicaciones, aquí la entrevista:

1.- Team AbcRadioTel: En el caso del Perú haciendo una analogía, ¿cree que la adopción de una norma para el color y su implementación tendrán tiempos similares con los de la adopción e implementación de una norma de TV Digital Terrestre**?

Ing. Solórzano: Son diferentes casos, cuando se adopto la TV a color***, se utilizaron los mismos equipos de transmisión, debido a que se mantuvo la compatibilidad entre la señal a color y la señal B/N (Blanco y Negro). El transmisor emitía una señal que podía ser captada por los TV a color y los de B/N. Los equipos de estudio en cambio fueron modernizados.

Sin embargo, ahora se trata de cambio de tecnología, el sistema de transmisión es totalmente diferente, los canales tienen que transmitir dos señales independientes a la vez; una analógica y otra digital.

Durante la transición se requerirá una inversión inicial importante, la cual será utilizada para solventar: la compra de nuevos sistemas de transmisión de televisión digital y los costos operativos para operar los dos sistemas de transmisión, hasta el momento del apagón analógico.

2.- Team AbcRadioTel: Desde su óptica, ¿cual es el panorama actual de la TV Digital en Lima y cual en provincias?

Ing. Solórzano: Por la razón antes expuesta, a la fecha muchos canales con autorización para TV digital, sobre todo en provincias, aun no transmiten en Digital. La mayoría están tratando de conseguir, los recursos económicos necesarios para esta nueva etapa y unos pocos esperaran hasta el último momento que le permita la ley, para tomar la decisión de continuar en la TV digital de señal abierta. Esta actitud se debe al desarrollo continuo de la tecnología y de las redes de comunicación digitales, las cuales ofrecen excelentes opciones para transmitir señales audiovisuales (Internet, 3G, 4G y Broadband), las cuales son promovidas por la proliferación del uso de equipos portátiles tales como: Tablets, Notebooks, Smartphones. Sobre todo en el segmento juvenil, el de mayor consumo.

Los costos de transmisión si se utilizan las redes digitales, disminuyen continuamente por la oferta que presenta las TELCO (empresas de telecomunicaciones), por lo que es una buena opción a tomar en cuenta, en la distribución de contenidos digitales.

3.- Team AbcRadioTel: ¿Cual de los formatos cree Ud. que se difundirá más: Alta definición (HD) o Estándar (SD) y ello ocurrirá en Lima y provincias simultáneamente?

Ing. Solórzano: Si se trata de calidad, la respuesta es alta definición (HD). El mercado internacional solo acepta contenidos en alta definición, pero si se considera costos, ahí comienzan las interrogantes. Si se desea producir contenidos digitales en HD, los costos de producción se incrementan, sustancialmente porque se necesitara contar con:

a) Personal técnico y de producción debidamente capacitados.
b) Estudios de grabación implementados con escenografías, sistemas de iluminación, y sistemas de audio mucho más costosos, que los que se necesitarían si se produce en formato SD. No me he referido a los equipos de video, porque en la actualidad la mayoría son multiformatos: HD y SD.
c) Sistemas de distribución y administración de los contenidos digitales (plataformas digitales).

En provincias debido a la oferta comercial, es muy probable que solo se genere contenidos en formato SD, salvo casos de productores que deseen vender, contenidos al mercado internacional.

En Lima donde el mercado comercial es más exigente, los canales de TV han iniciado o están iniciando la implementación del equipamiento necesario para producir contenidos en Formato HD.

4.- Team AbcRadioTel: ¿Que tanto uso le darán los usuarios en el interior del país al one seg**** ?

Ing. Solórzano: El uso del one seg en provincias dependerá del desarrollo de la red telefónica de distribución. Esperemos que con la adjudicación del servicio broadband, pueda aumentar la oferta de distribución de los contenidos Audiovisuales en formatos SD y HD, utilizando el one seg.

5.- Team AbcRadioTel: Con ocasión de ser miembro de la comisión que recomendó la norma ISDB-T, Ud. visito varios países, ¿puede hacer un comparativo de lo que vio y constato en esa ocasión, frente a lo ahora ve y constata ahora en Lima?

Ing. Solórzano: En Japón, realizaron sus primeras trasmisiones en HD analógico en las Olimpiadas Corea-Japón de 1988, el cambio de tecnología a digital se hizo con el tiempo adecuado y todos los canales en la ciudad de Tokio transmiten en formato HD. Las redes digitales de distribución de cable, telefonía e internet funcionan muy bien y han servido para incrementar la demanda por los contenidos audiovisuales en formato HD.

En Estados Unidos, es el mercado más grande de la industria del entretenimiento (fabricantes de equipo y productoras de contenido), el cambio a la tecnología digital fue auspiciada por las grandes empresas y por el gobierno, era un objetivo de interés nacional. Como el cambio fue muy auspicioso se lograron los resultados deseados.

En Europa el cambio a la tecnología digital origino la optimización en el uso del espectro radioeléctrico, ha permitido la proliferación de canales locales y regionales, debido a que se prioriza la transmisión en formato SD. Generalmente la televisión pagada es la que proporciona canales en alta definición HD.

En China, el cambio de tecnología ha sido promovido por el estado y se realiza de acuerdo a lo planificado, se ha comenzado con las principales ciudades.

6.- Team AbcRadioTel: ¿Podría decirnos en una valoración de 0 a 100 %, en que porcentaje se encuentra Lima y Provincias en el proceso de implementación de TV digital rumbo hacia el apagón analógico?

Ing. Solórzano: Los tres principales canales y el canal estatal están avanzado en lo referente a la implementación de los estudios de TV que tienen en la capital, siendo optimistas un 50%, pero en lo referente a los equipos de transmisión, solo se está implementando Lima y muy poco se ha hecho en provincias.

7.- Team AbcRadioTel: El panorama actual ¿le permite divisar que el apagón digital ocurrirá efectivamente por lo menos en Lima el año 2020?

Ing. Solórzano: En Lima si las autoridades no varían la fecha del apagón, creo que si se realizara.

8.- Team AbcRadioTel: ¿Los técnicos y/o ingenieros de los canales de televisión, requieren algún nivel de capacitación, para enfrentar los cambios de análogo a digital o es suficiente con el auto adiestramiento?

Ing. Solórzano: Es necesario seguir el mismo proceso de capacitación, que se realizo cuando se adopto la TV a color.

Se deben organizar cursos para capacitar a los, técnicos, ingenieros y personal de producción, pero inicialmente se debe comenzar con los capacitadores, este plan podría ser liderado por INICTEL (Instituto Nacional de Investigación y Capacitación de Telecomunicaciones), porque esta institución ya tiene la experiencia en este tipo de adiestramiento, debido a que lidero todo el proceso de capacitación realizado durante el cambio a TV a color y en la actualidad está modernizando sus instalaciones para seguir cumpliendo sus objetivos como institución de capacitación e investigación.

Una sugerencia que recibimos en nuestras visitas realizadas a Japón, Brasil, USA, Europa y China fue la importancia que el personal técnico y de producción conozcan muy bien los fundamentos de la televisión analógica, debido a que el procesamiento digital es muy preciso y casi infalible, los errores que generalmente se producen en los procesos digitales, tienen su origen en la parte analógica.

9.- Team AbcRadioTel: En una valoración de 0 a 100%, ¿cuanto se ha avanzado en la capacitación a la fecha?

Ing. Solórzano: Muy poco, porque no se ha implementado, un plan completo de capacitación.

Diferentes instituciones organizan cursos esporádicamente, sin ningún planeamiento.

10.- Team AbcRadioTel: Se menciona que para condiciones similares la TV digital tiene mejor cobertura que la TV analógica, para nuestro caso ¿que tan cierto es ello a nivel de HD, SD y one seg?

Ing. Solórzano: En la cobertura no influye el formato en el cual se transmite, pero si las condiciones geográficas y el conocimiento del proceso de propagación y sus restricciones para las nuevas técnicas de transmisión, las cuales no son de las mejores en el caso de la mayoría de la ciudades en nuestro País, por lo que hay que destacar la labor de los Ingenieros peruanos, para lograr la mejor cobertura con los elementos que disponen.

Si se trata de comparar la cobertura de un transmisor analógico y con la de un digital ISDB-T, se podría considerar una relación de 4 a 1. La cobertura de un transmisor analógico de 4 kW de potencia es similar a la de un transmisor digital de 1 kW.

(*)El Ing. Solorzano es un especialista, que tiene más de 30 años de experiencia en el campo de las telecomunicaciones, durante su labor profesional ha realizado diversos proyectos de Radio, Televisión y Telefonía, entre otros, asimismo ha sido miembro titular de la Comisión Multisectorial que recomendó la norma de televisión digital terrestre (ISDB-T) que adopto el Perú en Abril del 2009.
(**)Mediante Resolución Suprema N° 019-2009-MTC, publicada el 24 de Abril de 2009 el Peru adopto el estandar ISDB-T (Integrated Services Digital Broadcasting Terrestrial) como sistema de television digital terrestre.
(***)En el año 1978 el Perú adopto la norma NTSC-M para la transmisión de la señal de TV color.
(****)One seg es una de las formas de difusión de la señal que ofrece la norma ISDB-T y su uso está dirigido a dispositivos móviles.

SOBRE LA MIGRACION DE LA BANDA 900 MHZ EN EL PERU

El Team AbcRadioTel desde principios del 2013, ha estado atento a consultas diversas de distintos radiodifusores de Perú, respecto a la migración de la banda de 900 MHz y con el devenir del tiempo el panorama y los procesos no se han tornado lo suficientemente claros, por tal motivo le solicito a dos especialistas* del área un informe sobre el tema, a fin de que ello permita al radiodifusor un mayor criterio en la toma de sus decisiones, a continuación el informe referido:



(*) Los radiodifusores de Perú involucrados en la migración aludida, que deseen contactar a los especialistas referidos, para alguna consulta en particular sobre el tema, pueden dirigirlas al email: team.abcradiotel@gmail.com indicando el nombre completo del titular, ciudad, frecuencia en la banda 900 MHz y la consulta respectiva.

La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXIV

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

Cuando visite Argentina en 1984 como traineer y en 1985 ya como Ingeniero de Servicios, estaba tan novato que no disfrute mucho de la bondad de esta tierra. Andaba más concentrado en tratar de aprender pero a la vez pensando en volver a casa lo más pronto posible. Con la madurez que había logrado en mi estadía en África y Europa, mi trabajo se hizo muy placentero y pude disfrutar tremendamente de la gente, de mis compañeros los loggers, así como del personal de oficina. Pasaba 30, 35 hasta 45 días en Argentina y una o dos semanas en Lima.

La operación era intensa, había una Unidad en Chile, una en Paraguay, y 6 en Argentina, todos los equipos ocupados. Carlos y Rodolfo necesitaban constante apoyo, así a parte de mi, también iba Edwin de Ecuador, a quien yo había entrenado un tiempo atrás. Al llegar a Buenos Aires podía de inmediato captar la gran actividad que había. Viajaba de Lima a Buenos Aires por Aerolíneas Argentinas, Avianca, Lan Chile o Eastern. Alguna vez llegue a la oficina en el cruce de Maipú y Juncal justo después del almuerzo; ingrese silenciosamente y escuche a Jorge charlando por teléfono, disculpándose: “No Arturo, lo siento, no tengo como enviarte el Motor, el cadete anda por fuera, Yo tengo el motor aquí, lo estoy viendo, pero no tengo con quien enviártelo” justo en ese momento entro en el rango de visión de Jorge; ni siquiera tuve chance de decirle: “Como andas”, de súbito cambio el ritmo de la conversación con Arturo diciendo: “Pero, para, para, para, aquí hay alguien que lo puede enviar” y tapando la bocina del teléfono me hablo muy de prisa:”Che Pablo, llévate ese motor a Retiro, buscas por Transportes Chevalier y le das esta documentación, pero raja, que el autobús sale a las 4”. Salí “a los pedos” (rapidísimo) -como dicen los Porteños (“de voladas” como dicen los Chilangos)-. La estación de Retiro queda a 200 metros de la oficina, pero había que caminar un extra hasta la oficina de Transportes Chevalier.

Mientras estaba en Buenos Aires de Lunes a Viernes la labor era intensa, yo me divertía igual pues si regresaba temprano al hotel no tenía mucho que hacer, los fines de semana eran distintos, tenía un programa que incluía carreras de caballos en Palermo o San Isidro, visitas a la Bombonera a ver al Xeneise (Boca Juniors) o al Monumental a ver al Millonario (River Plate), alguna vez fui a cancha de Atlanta a ver al Bicho de la Paternal (Argentinos Juniors) por entonces con un gran equipo. Largas caminatas por Calle Corrientes, Nicolás Alem, Córdova, Lavalle, Florida, La Estación Ferroviaria de Constitución, Once, etc., etc. A menudo me encontraba con loggers Peruanos que estaban de paso, ya sea de entrada o de salida. Recuerdo juergas memorables con Jorge Soto, Ernesto Candela, Luis Alegría – El Conde – y otros. Esos primeros meses de 1989 la pase en el “Gran Hotel Argentino” en Pellegrini, casi en el cruce con Rivadavia.

Una tarde encontré allí a Duncan, un poco incomodo, pero con su típico acento británico, caballeresco y su humor incomparable, me contaba de su frustración. Duncan solía mover las manos cuando dialogaba, al parecer había pedido que lo cambiaran de habitación porque no le satisfacía la que le habían dado. Me contaba que el gerente del hotel le explico que no podría darle otra, y me decía: “El gerente del hotel me dijo que ellos tienen la suite presidencial, luego viene la clase ejecutiva, luego la clase turista, luego la clase media-baja, clase baja y por último, la clase Exlog”. De seguro que no fue así la explicación, pero así era Duncan de talentoso para hacer reír.

Estando en Lima, Pepito me comunico que pronto tendría que ir para Buenos Aires a un trabajo importantísimo para la Shell, recuerdo que era Agosto de 1989. Al llegar, Rodolfo me facilito un manual de Vissulogger, el sistema de adquisición de datos de Totco que Yo no había visto jamás. Rudolph me dijo que no me preocupara, que en el trabajo estaría Fidel Ituarte, que él conocía todo de ese sistema. Me puse a leer el manual hasta que llego mi compañero de viaje para esa aventura, Christian Hoffman. Iríamos por tierra saliendo de Retiro a eso de las 8 de la noche para llegar a Tostado, Provincia de Santa Fe a eso de las 6:30 de la mañana y de allí por camioneta hasta un pueblito recóndito llamado Villa Minetti, muy cerca de allí se encontraba el pozo de la Shell.

Al llegar al pozo, encontré a Fidel desempacando cajas de cajas con equipo dentro. El sistema de adquisición de datos del Vissulogger, era una caja de acero inoxidable grande y pesadita mas otra no muy grande con el computador. Originalmente el Vissulogger fue diseñado para operar en los Taladros, para controlar el pozo, sin necesidad de cabina de MudLogging, de allí su robustez. Se encontraba también allí, el geólogo de la Shell, Stanley, cordobés él y que unos años atrás había postulado a un puesto como mudlogger en Exlog y Adolfo lo había rechazado porque no le pareció suficientemente ideal para el cargo.

Que paradoja, Adolfo lo rechazo y la Shell lo contrato, al mejor cazador se le va la liebre. Demás está decir que tanto Stanley como el Superintendente del pozo eran muy estrictos. El Superintendente del pozo Mr. Ackermann era alemán, y no se le escapaba ningún detalle, Yo ya le conocía de la operación en Lima. Duncan se refería a él como “Mr. Fuckermann”. Duncan era único. Mientras ayudaba a Fidel a desempacar, encontré el teclado del computador del Vissulogger, una caja tosca a prueba de explosión, no pude evitar comentarle a Fidel: “Fidel, mira, el teclado, en la foto se veía más pequeño”; Fidel no sabía donde meter la cara, entonces no me dijo nada, pero cuando se fue Stanley, me dice: “Negro, que estás haciendo, Yo acababa de decirle a Stanley, que tú eras un experto en Vissulogger y me decís que nunca habías visto el teclado”. Yo le respondí en porteño: “Yyyyyyyyy, que se Yo, que iba a saber que habías hablado con él”.

Al empezar a probar los equipos, tropezamos con el mismo problema que semanas atrás describiera Oscar, el cordobés por la radio en Buenos Aires, no pudo calibrar el peso sobre la broca, el sensor estaba bien, era algo en el sistema. No me quedo otro remedio que levantar la placa que cubría los cables que llevan las señales desde la entrada de los sensores hasta el computador. Al levantar la placa vimos la fuente y una maraña de flat cables – o ribbon cables – y vimos sin lugar a duda un par de ellos quemados, me toco separar los cables quemados y puentearlos, cada ribbon cable estaba compuesto por 18 cablecitos pegados en paralelo. No se lo pudimos ocultar a Stanley, que de inmediato llamo a su jefe en Buenos Aires y este a su vez se quejo a nuestra oficina en Maipú.

La Shell es famosa por pagar muy bien por los servicios que se le prestan, pero se queja muy severamente cuando siente que no se le esta ofreciendo lo mejor, seguramente amenazaron con sacar la Unidad o pidieron que la reemplazaran. No tuvimos alternativa, había que desmontar la caja del sistema de adquisición de datos. Sacamos adelante el sistema, Fidel andaba caliente por la deficiente preparación de la Unidad. Mientras desempacaba un monitor de video, le pregunte: “¿Che Fidel, probaste este Monitor?” el me respondió:” Tiene un sticker que dice ‘Tested Agosto 1989’ “; Yo le respondí: “Si” y el de inmediato me dijo: “No funciona”. Me reí, creí que bromeaba; lo probé y efectivamente, no funcionaba. Más adelante ya mas involucrado con la actividad de los Ingenieros me di cuenta porque las cosas estaban así, y no era todo responsabilidad de ellos.

Comenzó ‘la perfora’ a todo vapor, Stanley pidió las muestras de cutting con muy estrecha frecuencia y llegado a un punto, simplemente Fidel y Christian colapsaron, Stanley las empezó a pedir un poco mas espaciadas. Esos primeros días fueron duros, apenas si dormíamos, pero luego se arreglo, hasta que una mañana en que llego a la Unidad y encuentro a Fidel como loco tratando de resolver un problema, no atino a decirme nada, ya estaba Luis Alegría en el pozo y con su hablar serio, sin dirigirse a mi, dijo:”Lo que sucede es que el Bristol (Sensor de profundidad) ha perdido linealidad y Pablito tiene que arreglarlo” Eso me calentó mucho a mi también, tan solo le pregunte: “¿Sabes tú lo que tiene que pasar para que ese sensor pierda linealidad?” y salí en busca de solucionar el problema. Fueron momentos tensos, pero aun en esa ofuscación, de pronto vi el motivo, todos pasaban por allí y nadie lo había notado.

Fidel no quiso hablar conmigo, cuando le dije que ya sabía dónde estaba el problema me puteo, entonces, yo también lo putie – fue la única vez que nos enojamos el uno con el otro – . La aguja del Bristol hacia la pendiente por un par de minutos y de súbito se levantaba, como si estuvieran sacando tubería, pero en realidad seguían perforando. La manguera neumática que habían corrido hasta el pie de la torre de perforación y que conectaba la botella del Bristol con el panel de la unidad, estaba siendo estrangulada periódicamente por la vibración del standpipe durante la perforación, jale suficiente manguera y la corrí fuera del rango del standpipe, y se acabo el problema.

En esos momentos no me daba cuenta, pero sin darme cuenta había agudizado mi instinto por encontrar soluciones, la confianza en mis conocimientos que aprendí en el África hacia que cada vez que “tirara los dados salieran solo onces y sietes”. No me sentía así, pero estaba como iluminado. Fidel y Yo volvimos a hablar con calma y me dijo que pronto nos volveríamos para Buenos Aires.

Salimos de Villa Minetti hacia Tostado, esperamos el Autobús a Buenos Aires, por el camino me comentaba que otros operadores Peruanos que habían venido a Argentina, habían dejado mucho que desear y que Yo era distinto. Me sentí muy alagado, pero a la vez comprometido. Me di cuenta que Fidel era como Yo, nos gustaba lo que hacíamos y estábamos orgullosos de nuestro trabajo. Nunca nadie nos lo dijo, pero juntos seriamos capaces de encarar cualquier misión. Intercambiamos información personal, le hable de mis hijos, al parar en Rosario compro un juguete – un autobús de juguete de la misma línea que nos llevaba a Buenos Aires – para que se lo llevara a mi hijo. Al llegar a Buenos Aires, Jorge aun estaba golpeado por la puteada que les había dado el cliente unos días atrás por lo de los cables quemados y decía:” Los superman del campo lo pueden todo, los chantas de la oficina somos unos pelotudos”. De todas formas se consiguió lo que se quería, teniendo en cuenta lo difícil del cliente. Fue una aventura linda, Agosto de 1989, parece que fue ayer. Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

LOS DESAFIOS DE LA PRODUCCION EN ALTA DEFINICION – HD

A nuestros lectores y la comunidad de Telecomunicaciones, les informamos del siguiente evento:

Que tendrá los siguientes alcances:

1. INTRODUCCIÓN

Durante la última década, una de las áreas de las telecomunicaciones que más se ha beneficiado con el desarrollo de la tecnología digital ha sido la televisión. Uno de estos beneficios es la facilidad de difusión; se puede usar otros medios para difundir un programa de televisión realizado en formato digital, ya que el internet, la telefonía y las redes de comunicación IT se han sumado al cable, al satélite y a la transmisión abierta. Como consecuencia, existe una gran demanda de programación realizada en formato digital y de productores de televisión con conocimiento de la correspondiente tecnología.

Este seminario permitirá conocer las nuevas herramientas que proporciona la tecnología digital a la producción de televisión. Estará dividido en dos áreas: una teórica, en la que se presentarán los conceptos básicos, y otra práctica, a través de la presentación del trabajo de producción que se realiza en los Fórum Internacionales: APEC, ALCUE, THE GLOBAL ENVIRONMENTAL y en los grandes eventos deportivos: Olimpiadas y Campeonatos Mundiales. La finalidad es hacer conocidos los parámetros de producción necesarios para que este tipo de eventos se grabe y transmita de manera íntegra en formato de Alta Definición – HD.

La tecnología digital aplicada al medio audiovisual permite captar y procesar la imagen con una calidad que se aproxima a la del cine, cuando se trabaja en formato de Alta Definición – HD, con la versatilidad que proporcionan el visionado instantáneo o la post producción in situ, cualidades que han revolucionado la forma de trabajo del productor.

Otro de los más importantes aportes de la tecnología digital es la disminución de los costos de producción, que permite a las pequeñas empresas productoras acceder al mundo hasta hace poco exclusivo de la grandes productoras cinematográficas.

2. OBJETIVOS:

● Brindar a los asistentes conocimientos sobre los conceptos básicos de la tecnología digital.
● Enseñar los parámetros técnicos necesarios para la producción de un evento internacional, cuando se utiliza la tecnología digital.

3. PARTICIPANTES:

● Profesionales de Ciencias de la Comunicación: Producción, Periodismo y Medios.

El Seminario será dictado, en la modalidad “in house” y es adaptable a las distintas formas de difusión disponibles. Para mayor información, los interesados pueden escribir al email: luissoac@yahoo.com

Atentamente,

Team AbcRadioTel